jueves, 21 de enero de 2016

#1

En algún momento he comentado que tengo aficción por la escritura. En realidad, llevo inventando historias desde que recuerdo, y escribiendo desde que aprendí. En casa tengo cuentos escritos de mi puño y letra (no muy buena, todo hay que decirlo) desde los 9 años. No me imagino cómo sería la vida sin tener a mis personajes dando vueltas por mi cabeza. Son tan reales como cualquier persona que conozca de verdad.

La idea de escribir algo de Ciencia-Ficción empezó a rondarme la cabeza en 2007, año del que datan mis primeros bocetos al respecto. Pero aún quedaba mucho por madurar y pensar. Así que seguí dibujando, pensando en el mundo en el que quería que se desarrollara, diseñando a mis personajes.





Pero seguía faltando una historia que contar. Así que me centré en otras cosas. Nunca he sido de presionarme para escribir, dejo que las ideas vengan cuando quieran. La pega es que pueden pasar muchos años hasta que tengo material como para empezar a trabajar. Éste fue uno de esos casos. He acabado con tantas anotaciones, que muchas de ellas se contradicen o me llevan por caminos totalmente distintos.

Pero no me agobié. Solo había que esperar al momento adecuado, y al personaje adecuado. Fue entonces cuando llegó Victoria, y las piezas empezaron a encajar. 



Lo que traigo hoy es el primer capítulo de la novela que me gustaría escribir. Tiene nombre, pero aún es demasiado pronto para hacerlo público. Dejemos este capítulo como #1. Dejemos que esta novela sean mis "huevos revueltos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario