sábado, 15 de octubre de 2016

¿Cómo (leches) se escriben los acentos?


La RAE define el sustantivo "acento" con hasta ocho acepciones distintas, pero el acento que hoy me preocupa es el que aparece en la quinta y la sexta:
5. Conjunto de particularidades fonéticas, rítmicas y melódicas que caracterizan el habla de un país, región, ciudad, etc.
6. Peculiar energía, rimo o entonación con el que el hablante se expresa según su estado anímico, su propósito, etc.
En el momento en el que el acento trasciende de lo personal y se convierte en un fenómeno social nos encontramos ante algo mucho más importante que una forma de hablar: una seña de identidad. El acento nos permite identificar a las personas que vienen de otros lugares y también reconocer a nuestras paisanas. El acento nos hace sentir extraños cuando viajamos y cómodos cuando volvemos al hogar. El acento nos define.

jueves, 25 de agosto de 2016

Ensalada arco iris


¿A quién no le gusta una buena ensalada? (Un incómodo silencio se apodera de la sala). Veamos, entiendo que mucha gente le tenga ojeriza a estos platos si tenemos en cuenta que en España lo típico es poner en una fuente cuatro hojas de lechuga con tomate, aceite, sal y poco más. ¿A quién puede gustarle eso? A mí, desde luego, no. 

Esta ensalada que ahora enseño no solo es deliciosa (¡Eh, tú! ¡Deja de reírte!), sino que además es muy completa y aporta mucha variedad de nutrientes. ¿Cómo es ésto, te dirás, si es un plato 100% vegetal? Yo te cuento:

Más o menos, todo el mundo sabe que los grandes grupos de alimentos (pescado, carne, cereales, lácteos...) nos aportan cosas distintas, pero, ¿y las verduras? Una técnica (orientativa, no científica) es asegurarnos de que nuestras recetas están llenas de colorines. No olvidemos que el color de los alimentos suele ser una pista de qué elementos son más abundantes en su composición, así que podemos ayudarnos de este truco para que no nos falte de nada.

Lo que termina de convertir este plato en una comida muy completa es la ración de proteínas que nos aportan la quinoa y las legumbres, además de los hidratos de carbono del maíz.
Puedes preparar una fuente enorme y tendrás para varios días, y puedes tomarla tanto sola de plato principal como guarnición de algún otro plato. 

Dicho todo esto, ¡vamos con la receta!

miércoles, 13 de julio de 2016

Pokémon Go wrong

Te has quedado de piedra con el título, que lo sé yo. ¿Has visto qué juego de palabras? ¿Qué dominio de la lengua de Shakespeare?

Vale, vale, ya paro!
Volviendo al tema que hoy nos ocupa, todo el mundo sabe que hace una semana se lanzó el videojuego Pokémon Go. En nuestro país aún no está disponible para su descarga legal, pero eso no ha impedido que mucha gente consiga el juego por vías alternativas (¿eh, pillines?).

¿Resultado? Pokémon en tu casa, en el parque, en la depuradora de aguas, en la playa, en la sartén y, por supuesto, en los memes. ¿Qué sería de nuestra vida sin memes? Ni lo sé ni quiero saberlo, la verdad.

El caso es que Pokémon Go se ha extendido como una plaga, y de esto que estaba yo navegando por la red cuando me crucé con el siguiente tuit:

Por seguir un poco la broma, intenté imaginar cómo empezaría esa hipotética novela:

En ese momento, me di cuenta de que tenía que escribir, como mínimo, un relato partiendo de esa premisa. Prefiero no pensar en el modo en que esto pueda afectar a mi trayectoria como escritora, pero el caso es que ¡he escrito el relato! ¡Y aquí lo tienes! 

Básicamente, es un compendio de los tópicos más sobaos de la literatura de ciencia ficción pero, ¿a quién no le gusta reírse de sí mismo de vez en cuando? Sin más preámbulos, os dejo con el infame relato:

"Pokémon Go wrong"

jueves, 9 de junio de 2016

Chili sin carne

¿Que qué es el chili? ¿No era un tipo de guindilla?

Pues no, el chili (que no chile) es el plato más importante de la cocina Tex-Mex, aunque, según me cuenta wikipedia, hay varios lugares disputándose la denominación de origen. Se trata de un plato de cuchara hecho a base de tomates, frijoles y carne aunque, como podrás suponer por el nombre, el mío no lleva nada animal.

Antes de cocinarlo yo nunca había probado el plato y no sabía si me iba a gustar o si se parecería a las recetas tradicionales. Lo que puedo asegurar es que está delicioso y sale una barbaridad de cantidad que se puede congelar para tener cena a mano cuando haga falta.



sábado, 30 de abril de 2016

Cookies de Calabaza.

¿Te he contado que soy fan de la calabaza? Pues soy fan de la calabaza, aquí donde me veis. Me encanta en recetas dulces y saladas, como sustituto de la bechamel para gratinar o como base para hacer unos gofres maravillosos. #CalabazaHacks

Y ahora estarás pensando qué pinta la calabaza en estas cookies, y yo te contesto, confía en mí. La calabaza va a aportar jugosidad y espojosidad a la masa sin necesidad de añadir huevo. Incluso, si consigues un sustituto vegetal de la mantequilla (y no hablo de margarina, hablo de un sustituto con la misma consistencia y punto de fusión de la mantequilla) podrías hacerlas veganas.

En resumen, aquí te traigo el siguiente peldaño en la escalera de la perfección. Unas cookies especiadas, jugosas, blanditas (la cookie siempre blandita, no seca), chocolateadas... ¡Vamos allá!

Cookies recién horneadas.

sábado, 16 de abril de 2016

Retoque básico para fotografías de arte tradicional.


Si estás leyendo esto, probablemente te hayas peleado más de una y más de dos veces con tu cámara y tu escáner. Terminas tu dibujo y no cabes en ti de orgullo. Es perfecto. Pero le haces una foto y toda la alegría se viene abajo. ¿Por qué sale tan horrible? ¿Dónde están los colores?

En mi caso, he aprendido a base de palos y de experiencia, y me voy a explicar conforme a la misma. Si esto lo lee alguien profesional, probablemente se lleve las manos a la cabeza, pero yo solo quiero ayudar a quien necesite salir del paso. 

Yo no tengo escáner, por lo que el tutorial se ha pensado para editar una fotografía. ¿Que tú sí tienes escáner? ¡Perfecto! Entonces puedes saltarte todo el apartado de corregir las distorsiones de la foto y quedarte solamente con los ajustes de imagen. De todas formas yo te recomendaría leer el tutorial entero, porque si algún día trabajas con un formato muy grande o que no pueda ser escaneado (el óleo o el pastel no se pueden escanear), esta información te puede ayudar también. 

En cuanto al programa de edición, estoy usando Photoshop. Si no tienes, no pasa nada, prácticamente cualquier programa de edición tiene las herramientas que voy a usar. ¡Algunas las puedes encontrar hasta en el editor de imágenes windows! 

Dicho ésto, vamos con el tutorial:

sábado, 9 de abril de 2016

Cómo encontrar quién ilustre tu libro.





A poco que hayas ojeado el blog o mi Twitter, sabrás que me gusta tanto escribir como dibujar. Eso es una ventaja para mí: si quiero una ilustración, la hago yo. Sin embargo, sé que para la mayoría no es el caso. Los escritores y los ilustradores venimos de mundos muy distintos. 

He pensado en escribir esta guía aprovechando que conozco los dos bandos, orientándola principalmente a escritores pero incluyendo también consejos para ilustradores. Vamos con ello.

miércoles, 6 de abril de 2016

Rollito de canela en taza

¡Pero bueno! ¿Cómo he dejado pasar tanto tiempo sin publicar nada por aquí? Especialmente si tenemos en cuenta que sigo comiendo todos los días y que tengo el móvil lleno de fotos de recetas pendientes. Y de ideas para entradas que no sean de comida también. 

Esas entradas las dejamos para otro momento, que hoy vengo con algo para ponerse hermosota. Un rollito de canela en taza. ¿Que qué son los rollitos de canela? Pues el cielo en la tierra. Si no los has probado, mira, mal vas. Busca una receta de verdad, no te arrepentirás. En cualquier caso siempre salen muchos rollitos, demasiados para una sola (o no, tú verás lo que aprecias tu salud). Además de que hay que amasar, levar... No vale para un antojo puntual. La receta que traigo hoy, sí. 



jueves, 10 de marzo de 2016

Cómo usar blogger para escribir.

Existen multitud de programas y aplicaciones pensadas para hacernos la vida más fácil a quienes escribimos. Tenemos procesadores de texto, diccionarios online, páginas que nos obligan a teclear un mínimo por minuto o empiezan a borrar lo escrito... Pero nada de esto sirve si no te organizas.

Yo no soy organizada. Me encanta el orden, sí, pero me cuesta mucho alcanzarlo y más aún cuando escribo. Quiero decir, si estás escribiendo una página que narra la infancia de X personaje y se te ocurre un nombre genial para sus hijos, ¿qué haces? Claro, hay que apuntarlo. Y lo haces en la página de una libreta, o en un post it, o en una nota del móvil. Pero cuando la necesitas... ¿dónde dejaste la maldita anotación? 

Multipliquemos esto por cientos de personajes, de lugares, de historias... ¿Quién se puede centrar en una sola historia? Yo ahora estoy escribiendo ciencia ficción, pero si se me ocurre algo de terror, también necesito dónde guardarlo. 

Subamos otro nivel más en la dificultad: la multitud de dispositivos. Cualquier persona normal puede manejar de forma habitual al menos 3 dispositivos distintos, si no más. Móvil, portátil y ordenador de mesa, por ejemplo. ¿Qué pasa si sueles escribir en tu ordenador de mesa y se te ocurre una idea cuando estás en la biblioteca con la tablet? ¿Lo apuntas y luego lo pasas a limpio? ¿Te mandas un correo o una nota de voz?

Respiremos hondo. Esto es demasiado para cualquier cabeza humana. 

Seguro que hasta este punto te has identificado con más de una situación. También yo he pasado por ello. Por suerte he encontrado la herramienta que me ha facilitado hasta límites ridículos la labor: Blogger. 

Ya, bueno, en principio Blogger no está pensado para eso. Pero si lees este tutorial, vas a entender perfectamente por qué a mí me viene de perlas. 

¿Cómo usar blogger para escribir?

miércoles, 9 de marzo de 2016

Reseña de "El detective Stottlemeyer y el caso de la octava especie"


¡Qué ilusión, mi primera reseña! ¿Recuerdas que dije que haría reseñas, si eso? Pues el eso ha llegado, y me voy a estrenar con "El detective Stottlemeyer y el caso de la octava especie", escrito por Don G. Muñoz, el señor de las corbatas de calaveras que luego dice no ser un pirata (¡que te crees que nos engañas, chato!).

Conocí la novela, publicada en 2014, a través de esta reseña del Sr. Boinez. Como me llamó mucho la atención se unió a la lista, y ahora por fin puedo hablaros de ella:

sábado, 5 de marzo de 2016

Bocaditos de coliflor al horno con salsa de tomate intenso.


En casa, la única que se esfuerza (un poco) por comer sano soy yo. Principalmente, por salud. Pasé una temporada muy chunga del estómago, y, desde entonces, intento no recaer. Es como lo de la protección solar, empecé a tomármelo en serio tras mi primer brote de alergia. Siempre aprendemos mejor por las malas.

lunes, 15 de febrero de 2016

Chocotella calentito.


¿A quién no le gusta beber algo calentito antes de dormir? Pues hoy traigo una receta rápida y sencilla, que se prepara en no más de cinco minutos.

Chocotella:
-25 gramos de chocolate negro.
-1 cucharadita colmada de Nutella.
-Extracto de vainilla (opcional).
-Leche.

En una taza de tamaño mediano troceamos las onzas de chocolate y añadimos la cucharadita de Nutella. Llenamos la taza con leche y añadimos unas gotas de vainilla. Metemos la taza en el microondas en el modo descongelar durante dos minutos. Cuando pase el tiempo, removemos con una cuchara el contenido hasta que las onzas de chocolate se hayan disuelto totalmente. Después, subimos la potencia del microondas y calentamos por treinta segundos más, o hasta que esté caliente al gusto.

Si te sientes muy indulgente, puedes ponerle nata montada y nubecitas por encima, lo dejo a tu elección.

Ahora solo necesitas un buen libro con el que acompañar esta reconfortante bebida. ¡Disfrútalo!

martes, 9 de febrero de 2016

Manzatortitas


Según Wikipedia, el martes de Carnaval en Reino Unido existe la tradición de celebrar el día de la tortita, justo la clase de festividad que me gusta importar. De hecho, fue gracias a esta celebración que se comieron las primeras tortitas en mi casa. Lo he recordado mientras escribía el post. Cuando aún estaba en primaria, en mi libro de inglés hablaban de la fiesta e incluían una receta de tortitas. Aún no sé cómo, convencí a mi padre de que probara a hacerlas. No recuerdo la receta porque la fue modificando, pero conociéndolo, llevaría cantidades ingentes de azúcar. Papá te quiero, pero si algún día tengo diabetes, tendrás parte de culpa.

Fueron muchos los domingos de desayuno con tortitas, muchos los cumpleaños de reunión y tortitas… Pero nos hicimos mayores. Hora de tomar el relevo. 

lunes, 8 de febrero de 2016

La Reina de Amron.


Seyala (pastel sobre lámina, 2010)

Hay cosas que decides hacer y otras que, sencillamente, surgen. Creo que la escritura es una de las segundas. Supongo que habrá escritores que se sientan delante del papel, diseñan una historia y empiezan a darle forma. Mi forma de trabajar no tiene nada que ver, no invento las historias, las descubro. Así nació el Reino de Amron. 

El verano en el cumplí los quince fue especialmente solitario. Eso significa mucho tiempo libre, que invertí en conocer a los primeros personajes, Nalím y Seyala. En aquel tiempo, funcionaban casi como unos muñecos mentales con los que jugaba de vez en cuando. Poco a poco, el juego se fue convirtiendo en algo más complejo.

domingo, 31 de enero de 2016

Cookies energéticas y blanditas.


Sé que la pinta no es gran cosa, ¡te prometo que son deliciosas!

Me encantan las cookies, pero las de verdad. ¿Qué es eso de llamar cookies a un mazacote duro y seco solo porque lleve pepitas de chocolate? Y no, no me vengas con que cookie es un anglicismo, que por qué no uso la palabra galleta, que mimimimi mememememe. Una cookie es una galleta, sí, pero igual que no todos los bizcochos son una tarta, no todas las galletas son cookies. Las cookies son un pedacito de cielo, no me lo compares. Son blanditas, jugosas, con una miga gruesa que se espizca sin soltar polvo. Y, por supuesto, con pepitas de chocolate. Por eso me da rabia infinita cuando pago 2 € por una galleta que quiere ser cookie pero no llega a la C. Y por eso, no hay mejores cookies que las que haces en casa.

jueves, 21 de enero de 2016

#1

En algún momento he comentado que tengo aficción por la escritura. En realidad, llevo inventando historias desde que recuerdo, y escribiendo desde que aprendí. En casa tengo cuentos escritos de mi puño y letra (no muy buena, todo hay que decirlo) desde los 9 años. No me imagino cómo sería la vida sin tener a mis personajes dando vueltas por mi cabeza. Son tan reales como cualquier persona que conozca de verdad.

La idea de escribir algo de Ciencia-Ficción empezó a rondarme la cabeza en 2007, año del que datan mis primeros bocetos al respecto. Pero aún quedaba mucho por madurar y pensar. Así que seguí dibujando, pensando en el mundo en el que quería que se desarrollara, diseñando a mis personajes.



jueves, 14 de enero de 2016

Paolo Bacigalupi y el mundo que se nos hunde.

Hoy vengo a hablar del que es uno de mis autores favoritos del momento. Aunque sólo he leído dos de sus obras (¡poser!), tiene un estilo que me ha atrapado completamente, del que una parte fundamental es la cuidada ambientación. El hombre en cuestión se llama Paolo Bacigalupi.

La mayoría de sus obras se desarrollan en nuestro mundo, en un futuro no lo suficientemente lejano, tras finalizar "La era de la aceleración". El agua de los polos ya se ha fundido, elevando el nivel del mar y haciendo desaparecer ciudades enteras. La ingeniería genética ha avanzado y permitido crear híbridos humanos, como chicas mecánicas y medio hombres, para uso y disfrute de los bolsillos más abultados. Las semillas solo pueden plantarse pagando las patentes, y el trigo, la soja y la madera son propiedades privadas, condenando a poblaciones enteras a morir de hambre por no poder cultivar su sustento. Las personas de las capas más bajas de la sociedad viven de reciclar los restos de lo que un día fue el progreso. Un mundo tallado por y para un capitalismo brutal que se niega a morir, y se alimenta de destrucción. Una ambientación que en ningún momento se hace extraña, que siempre es familiar y creíble. Abrá quién lo considere distópico, pero no es mi caso. Es, simplemente, el mundo que llegará si no hacemos nada para evitarlo.

martes, 12 de enero de 2016

Gofres light que me hacen creer en un mundo mejor.

Si has leído la presentación del blog, sabrás que toda esta aventura empezó por unos riquísimos gofres. El ser humano es un animal social, y lo que no se comparte no se disfruta. Necesitaba hacer difusión.

Esta receta consta de tres partes, gofre base y dos toppings. Por supuesto, puedes hacer la base y prescindir de los toppings, pero todos sabemos que eso no es lo que quieres.

¿Quién está detrás?


Me presento. Me llamo Enerio Dima, nací en el 90 y me crié viendo a los Power Rangers y reposiciones del Equipo A.

La Gofrera Nihilista.

Supongo que ya te habrás dado cuenta, pero no soy nada buena poniendo nombre a las cosas.

En los Sims, siempre escogía uno aleatorio, o irremediablemente todos mis ciudadanos acabarían llamándose con cuatro variantes del mismo.

Decidí el título de mi primera novela cuando tenía que ir a registrarla, y elegí el más obvio de cuantos podrían haber sido. Ya volveremos sobre ello más adelante, en alguna otra entrada.

Cuando me imagino a mi misma con mi futuro perro (algún dia, lejos de casapadres), soy incapaz de imaginar cómo llamaré a la criaturita.

¿Y por qué te cuento ésto? Puede que no te importe mucho, pero como sigues aquí, te lo explico. Intento aclarar el por qué de "La Gofrera Nihilista".

El caso es que el domingo me hice un desayuno delicioso. Pero que muy, muy, rico. Y me apetece difundirlo, además de asegurarme de que apunto la receta para que no se me olvide. Eran unos gofres, y yo amo a mi gofrera.

En cuanto al nihilismo, la verdad es que soy una chica bastante ceniza y dramática. No espero que el futuro tenga nada para mi (ni para nadie). Mi gofrera es como yo. Ella solo hace gofres, no cree en Dios ni en el Destino.  

La pregunta no es por qué tuve que juntar los gofres con el nihilismo, sino, ¿por qué no?

¿De qué voy a hablar en La Gofrera Nihilista? Pues de cualquier cosa que me interese. Mis temas favoritos son dibujo, escritura, lectura y, cómo no, comida. Tal vez un día una reseña de un libro, otro una foto de algún dibujo mío. Seguramente escriba alguna vez para quejarme de cosas. No espero que las actualizaciones vayan a ser muy frecuentes, pero tampoco lo descarto. Lo iremos descubriendo juntos.

¿Habrá recetas? Por supuesto, pero no solo eso. Además, este no será un blog de cocina cuqui. Soy una fotógrafa atroz, aunque le ponga muchas ganas.

¿Y dónde están esos maravillosos gofres? Aquí mismo los tienes, esperando que los repliques en casa.

En resumen, te doy la bienvenida a mi gofrera, tu gofrera, la gofrera de la gente. La Gofrera Nihilista.

Enerio.